Dirigida por Ridley Scott

'Exodus: Gods and Kings'

La vida de Moisés y el calvario del pueblo hebreo llegan al cine. Protagonizada por Christian Bale y Joel Edgerton.

DIRECTOR: Ridley Scott  
GUIÓN
: Steve Zaillian, Adam Cooper, Jeffrey Caine y Bill Collage.
ELENCO: Christian Bale, Joel Edgerton, Ben Kingsley, Aaron Paul, John Turturro, María Valverde, Sigourney Weaver, Indira Varma, Tara Fitzgerald, Hiam Abbass, Dar Salim, Ben Mendelsohn
FOTOGRAFÍA: Dariusz Wolski
DURACIÓN
: 150 minutos

Joel Edgerton y Christian Bale protagonizan 'Exodus: Gods and Kings'.

Joel Edgerton y Christian Bale protagonizan,'Exodus: Gods and Kings'. — Cortesía 20th Century Fox

El director Ridley Scott nos ha llevado a exploraciones de este y otros planetas; del  futuro y del pasado; de lo histórico y lo mitológico, con mayor o menor fortuna, pero en Exodus: Gods And Kings lo hace por primera vez valiéndose de la tercera dimensión. Y lo hace de una forma que es total y absolutamente  revolucionaria. Es decir, prescinde de esta tecnología y de los efectos especiales justo en aquellos momentos del relato bíblico que contarían con las más altas expectativas del público: la partición del mar Rojo, por ejemplo; o el encuentro de Moisés con Dios en el monte Horeb. Negarles esto es la mayor prueba del respeto que Scott le tiene a su audiencia y a su tema. La versión del Éxodo del director inglés es la del hombre que duda y no teme expresarlo aunque esto vaya en contra de los deseos naturales de los espectadores. Su versión es, al mismo tiempo —y aunque muchos no lo verán así— la más reverente.

Y sin embargo, el uso que le da Scott a la tercera dimensión y a los efectos especiales es para lo que realmente deberían servir: para transportarnos.  Desde la primera escena, Exodus: Gods And Kings, nos hace sentir que estamos en el Antiguo Egipto. Una vista aérea nos sitúa ante la desproporcionada lucha de seres humanos que se ven como hormigas trabajando en los descomunales templos y palacios de los dirigentes que los tienen sometidos.  Por primera vez tenemos un equivalente visual de una frase que ha sido repetida por milenios sin que tengamos la menor idea de lo que significa: 400 años de esclavitud. El sordo y monótono sonido de los martilleros sobre la roca y el sol implacable, nos ubican de inmediato en la piel de ese pueblo hebreo que necesitaba ser liberado. La extraordinaria fotografía de Dariusz Wolski, nos adentra al mismo tiempo en la comodidad ostentosa en la que viven los dirigentes egipcios, con sus monumentales y opulentas moradas.

Estas dos perspectivas son las que Scott va a ir intercalando con mayor y menor éxito a lo largo de las dos horas y media de película. De entrada, profundiza en el conflicto principal de la historia: la rivalidad entre Moisés (Christian Bale) y su “hermano” Ramsés (Joel Edgerton). El faraón Seti (John Turturro), no se atreve a confesar ni a sí mismo que confía más en su hijo adoptivo que en el biológico, pero Ramsés lo sabe íntimamente y por eso detesta a quien ha crecido a su lado como otro príncipe de Egipto. A estas alturas, el secreto de su origen hebreo es desconocido hasta para el propio Moisés. Es en este primer planteamiento que mejor funciona la historia. La excelente actuación de los dos protagonistas ayuda a humanizar a estos personajes. En especial, el australiano Edgerton logra hacer de Ramsés un hombre absolutamente despreciable y a la vez conmovedor, dado que sufre por sus contradictorios sentimientos hacia Moisés, a quien ama y odia a la vez. Con la muerte del faraón, Ramsés asciende al trono y eventualmente al conocimiento del verdadero origen de Moisés. Ser hebreo y ser esclavo eran lo mismo en esos días y, por lo tanto, Ramsés condena a Moisés al exilio. El faraón se resiste a matarlo como le pide que haga su manipuladora madre (Sigourney Weaver).

Moisés, hasta entonces, se nos ha presentado como un valiente militar y hombre de letras, pero es en su periplo  fuera de Egipto donde adquiere su verdadero liderazgo y rol en la historia. Moisés deambula por el desierto y trata de conciliar el amor por su patria con la responsabilidad hacia quienes ahora debe reconocer son su verdadera gente. En su exilio, Moisés conoce y se casa con Séfora (la española María Valverde) con quien además empieza una familia.

Hasta aquí, mucho de lo que nos presenta la película es especulación, pero a partir de su encuentro con Dios en el monte Horeb, Scott retoma el relato bíblico, aunque muy a su manera. En lugar de presentar los rayos y centellas de las acartonadas y reverenciales versiones tipo Los Diez Mandamientos (Dir. Cecil B. DeMille, 1956), Moisés recupera la consciencia después de una caída y ve un arbusto en llamas. Así, sin más ni más se le acerca un niño y le habla. Aunque lo podrían tachar de hereje, Scott tiene la valentía de mostrar a un Dios tan plausible como el de cualquiera y ¿por qué no presentarlo como un niño, en lugar de un anciano de barba blanca?

De este mismo modo, hay que reconocerle a Scott la inteligencia para no equiparar un evento supra natural con vulgares efectos especiales que, no importa la convicción del que los use, siempre se quedaran cortos para tratar de capturar lo inasible. De ahí, Exodus: Gods And Kings sigue la cronología bíblica de su misión de rescatar al pueblo judío y llevarlo al Canaán. Los efectos especiales son utilizados para acontecimientos como las diez plagas y la partición del Mar Rojo.

Tal vez la mayor carencia del filme radique en el aspecto más íntimo de los personajes. Las únicas relaciones en las que intima son las de Moisés y Ramsés. De ahí, ni las que mantiene con su esposa ni con su hijo resultan convincentes. En definitiva, el Moisés de Scott termina siendo, más que un profeta y un hombre, un gran guerrero; o, para evocar dos filmes de Scott, más Gladiator que Kingdom of Heaven.    

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Publicidad

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad