Dirigida por Alexander Payne

‘Nebraska’, la pesadilla del sueño americano

Un padre y un hijo enfrentan duras verdades de la vida y la vejez.

Pareja disfrutando de un crucero

Mi membresía de $16 me ahorró $500 en mi viaje – ¡Hazte socio!

Director: Alexander Payne
Guión: Bob Nelson     
Elenco: Bruce Dern, Will Forte, June Squibb, Bob Odenkirk, Stacy Keach, Rance Howard, Mary Louise Wilson, y Angela McEwan
Duración: 115 minutos

.

Bruce Dern y Will Forte protagonizan la película Nebraska

Bruce Dern y Will Forteen una escena de "Nebraska". — Cortesía Merie W. Wallace/Paramount Pictures

El director Alexander Payne vuelve a transitar por los caminos de sus películas más representativas. Aunque no escribió Nebraska, el guión de Bob Nelson contiene  los temas esenciales de su filmografía. Para empezar, la localidad. Payne es nativo de Omaha, Nebraska y sus “road movies” parten literal o metafóricamente de ahí. Pero Payne no se conforma con ese limitado espacio geográfico, sus exploraciones se extienden a todo el país. Al trazar la trayectoria personal de los personajes, Payne también intenta dibujar un mapa interno, social y cultural de Estados Unidos.

Mira también: The Book Thief, un refugio en los libros.

Sus “road movies”  han tenido también como punto de partida, un final. Tanto en  About Schmidt (2002) como ahora en Nebraska, Payne parte de la vejez. En una especie de recapitulación de sus vidas,  los protagonistas de estas cintas inician sus viajes al final de sus vidas. Tan amarga como pudo ser  About Schmidt, las situaciones de comedia y la actuación de Jack Nicholson, le daban un alivio a la pesadumbre. Sin embargo, Nebraska, filmada en blanco y negro, no se levanta de la nube de pesimismo que se establece desde la primera toma. En ella, vemos a un septuagenario desarrapado, vagando erráticamente por una carretera. Se trata de Woody Grant (Bruce Dern), quien refleja en su ropa y su andar el descuido de otros aspectos de su persona.  Aunque su andar es frágil, hay en sus pasos una extraña determinación. Resulta que Woody está convencido que un panfleto que le llegó por correo lo hace acreedor a un millón de dólares. El papel es a todas luces un simple truco de la mercadotecnia, pero no hay poder humano que convenza a Woody de lo contrario. A pesar de la férrea oposición de su irascible esposa Kate (June Squibb) y de Ross, su hijo mayor (Bob Odenkirk, el sensacional Saul de Breaking Bad), Woody está determinado a caminar las 750 millas que lo separan de la oficina en Lincoln, Nebraska donde entregan los premios. Su hijo menor,  David (Will Forte), se compadece de él y decide llevarlo en su coche.  

Ayuda a escoger el cantante sensación de AARP y tendrías la posibilidad de ganar $3,000. — Reglas oficiales (en inglés)

Aquí comienza lo que tendría que ser un acercamiento entre dos seres que nunca se conocieron. Nos enteramos por pequeños incidentes que Woody nunca fue un buen padre; que siempre tuvo un carácter irascible, que es veterano de la guerra de Corea  y que desde que regresó, se agudizó su alcoholismo. David, por el contrario, es un hombre gentil y compasivo. Al igual que su padre, nunca ha conocido el triunfo. Tampoco se ha casado. Camino a Lincoln, Woody y David pasan por Hawthorne, la pequeña comunidad rural donde nació el anciano y a regañadientes acepta pasar un par de noches en casa de uno de sus hermanos. El hogar es un infierno de vulgaridad y falta de perspectivas. Los dos hijos de su hermano son unos obesos de edad madura, desempleados que se la pasan viendo la televisión. La casa, es como todo lo que los rodea, pobre.

Los Grant pertenecen a la clase media baja, lo cual garantiza que tengan  sus necesidades básicas cubiertas, pero se mueven en un desierto cultural en el que la única distracción es ir a la cantina a emborracharse. La aridez emocional es también desgarradora. Las relaciones intrafamiliares son secas, indiferentes, tensas o de plano, violentas. Los símbolos patrios tampoco resuenan en sus vidas, ni les dan alguna referencia. Cuando paran a ver las figuras talladas de los cuatro presidentes que representan los primeros 150 años de la historia de los Estados Unidos en Mount Rushmore, Woody se queda indiferente. Su comentario podría resumir el discurso de la película. “Parece incompleto,”  dice. Lo mismo se podría decir del “sueño americano” que en su expresión más elemental, les ha cumplido; como el resto de los personajes, tienen casa, automóvil y aparatos eléctricos, pero nada más. Estos son los instrumentos con los que Woody y su hijo tendrían que encontrarle sentido a su vida.

A pesar de que la familia de su hermano da un cierto alivio cómico a la historia, el trasfondo es desolador. Cuando David le sugiere a Woody que tome menos alcohol, este le responde: “He servido a mi país y pago mis impuestos, por lo tanto tengo derecho a hacer lo que se me dé la gana”.

Como personaje, es difícil compadecerse de Woody. David se entera a través de otros que, en algún momento, su padre fue una buena persona y que parte de su fracaso económico se debió a que la gente se aprovechaba de él. En este contexto, la única validación de una vida es ganar dinero. Ganar es volverse millonario y es por eso que Woody se aferra desesperadamente a ese sueño que, en el ocaso, sería lo único que le daría validez a su vida. La conexión que busca David es, por lo tanto, imposible. Woody está más perdido en la carretera de la vida que  su propio hijo.

Pero hay un último gesto, sin embargo, que redime a Woody — y a Nebraska. Es simplemente simbólico y por lo tanto fútil, pero funciona como final, sino de una vida, de una buena película.   

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

trivias

más en imágenes

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Trivias y
Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.