Dirigida por Todd Phillips

The Hangover Part III: La perenne adolescencia

La tercera entrega de esta comedia repite la fórmula, pero pierde el humor.

Calculador de beneficios del Seguro Social

Calculadora de AARP para el Seguro Social: Calcule sus beneficios y sepa cuándo solicitarlos.  Más herramientas »

Director: Todd Phillips
Guión: Todd Phillips y Craig Mazin (argumento);  Jon Lucas y Scott Moore (personajes)
Elenco: Bradley Cooper (Phil), Ed Helms (Stu), Zach Galifianakis (Alan), Justin Bartha (Doug), Ken Jeong  (Mr. Chow), John Goodman (Marshall) y Melissa McCarthy (Cassie)
Duración: 100 minutos.

.

Ed Helms, Bradley Cooper y Zach Galifianakis en la película The Hangover Part III

Bradley Cooper como Phil y Zach Galifianakis como Alan en una escena de Hangover 3. — Foto: Cortesía Warner Bros. Pictures

La que —esperemos— sea la última película de la serie The Hangover, se siente como ese invitado a la fiesta que puede ser simpático con  la primera copa, pesado con la segunda, e insoportable con la tercera.  Los cineastas involucrados necesitaban una intervención urgente después de la cinta anterior para que se dieran cuenta de que sus borracheras ya no son graciosas. Tal vez en un acto auto reflexivo, es una intervención justamente lo que motiva esta tercera historia. En lugar de ser la última orgía antes de caer en el abismo de responsabilidad y sometimiento que se aproxima (léase, matrimonio),  los escritores hacen la motivación de la trama una intervención.

Vea también: En Stark Trek Into Darkness la amistad es puesta a prueba.

En The Hangover III, el pretexto para la escapada de los cuatro amigos es, no una despedida de soltero como en los dos filmes anteriores, sino escoltar a Alan (Zach Galifianakis) a un centro de rehabilitación en Arizona (nunca se especifica si es para curarlo de su adicción a las drogas, al alcohol o de su perene adolescencia). Hasta aquí todo bien. El problema empieza cuando, en el camino, el grupo es interceptado por Marshall (John Goodman), un hampón tan sádico como excedido de peso. Marshall secuestra a Doug (quien, por lo visto, siempre tiene que desaparecer) para obligar a los otros a que encuentren a Mr. Chow, el personaje que es indirectamente responsable de sus complicaciones desde la primera The Hangover (2009). 

Resulta que Mr. Chow le ha robado millones de dólares en barras de oro y su única esperanza de recuperarlos es que Alan, le ayude a localizarlo. Imprudentemente, Alan sigue en contacto con Mr. Chow y hasta lo considera su “amigo”. El personaje aparece de forma marginal en la primera cinta y estelar en la segunda, cuando la despedida de soltero se muda a los bajos fondos de Bangkok. Para quienes tuvieron la osadía de ver The Hangover II, sabrán que ahí Mr. Chow asume toda su suicida locura inhalando cantidades  industriales de cocaína e implicando a los “inocentes” amigos en sus enredos. Siguiendo su impulso autodestructivo, The Hangover III se centra en Mr. Chow, quien ya no es nada menos que una caricatura. El asiático arrastra ahora a los amigos al último resquicio de la perdición que todavía podría tener cabida en el imaginario del público después de Tailandia; un lugar al sur de la frontera y del cual los latinoamericanos hemos escuchado todo: Tijuana. Es ahí de donde los amigos lo tienen que sustraer para llevárselo a Marshall, quien a cambio les devolverá a Doug.    

La frontera con el llamado “tercer mundo” ha dado lugar a interesantes expresiones artísticas que la revelan como un espacio metafórico, un lugar “sin límites” para articular la transición entre lo que se ha llamado el principio del placer al principio de rendimiento. Es decir, desde la infancia a la madurez. Es esa frontera que desde el principio de los tiempos, los jóvenes han tenido que cruzar valiéndose de un rito de iniciación, cuyo vestigio se manifiesta ahora en la “despedida de soltero”. Lo interesante de la primera The Hangover (que transcurre en Las Vegas) es que asumía de forma cabal e ingeniosa ese espacio transicional de juego en el que los cuatro amigos despertaban de una borrachera con las pruebas de una —literalmente— inenarrable  noche de juerga, cuyos detalles solo podíamos imaginar y que, íbamos reuniendo junto con los protagonistas, como las piezas de un rompecabezas. The Hangover III ya no deja nada a la imaginación y ese es su peor problema. La trama es tan frenética como Mr. Chow usando cocaína y pasa de lo implausible a los sencillamente ridículo.

Dice el dicho que “volverse a casar es el triunfo de la esperanza sobre la experiencia”. En el caso de The Hangover III, los guionistas por lo menos tuvieron a bien no repetir el matrimonio como el pretexto. Sin embargo, insisten con una tercera versión de lo que no es más que una buena ocurrencia que se agotó creativa y satisfactoriamente en la primera película. La justificación para una tercera versión acaba siendo el triunfo de la esperanza no en contra de la experiencia, sino debido a la experiencia. Los imperativos, en este caso, son comerciales y en ese sentido, incontestables. The Hangover recaudó $467,483,912 dólares y The Hangover II, $254,455,986. Si a The Hangover III le va mal, recaudará $100, 000,000.

Al contrario de los protagonistas que siguen petrificados en el principio del placer, es evidente que los productores de la serie están plenamente instaurados en el principio del rendimiento, y en ese sentido The Hangover tiene la plena justificación de su existencia. ¿Quién podría culparlos?

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Trivias y
Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP