En 'Creed', Rocky gana un asalto más

Un conmovedor relevo de la guardia para Sly Stallone.

DIRECTOR: Ryan Coogler
ELENCO: Michael B. Jordan, Phylicia Rashad, Sylvester Stallone
CLASIFICACIÓN: PG-13 (Público general, mayor de 13 años)
DURACIÓN: 132 minutos

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Michael B. Jordan y Sylvester Stallone en una escena de la película 'Creed'

Sylvester Stallone y Michael B. Jordan interpretan los papeles estelares en 'Creed'. — Cortesía de Warner Bros. Pictures

In English | Marcada por la pulsante ambición de un competidor subestimado que venera a los campeones anteriores, Creed es la continuación de Rocky que nunca supimos que deseábamos ver.

En esta, la séptima película de la serie, el creador de RockySylvester Stallone, dejó a Ryan Coogler (Fruitvale Station), el célebre cineasta independiente, encargado como escritor y director del filme. Esta vez, el que llama a su puerta es un joven boxeador llamado Adonis Creed, el hijo del antiguo archienemigo y mejor amigo de Rocky, Apollo Creed. Él quiere ser boxeador como su padre, y quiere que Rocky —jubilado ya por muchos años y actualmente gerente de un restaurante que lleva el nombre de su amada esposa difunta, Adrian— lo entrene.

Las películas de Rocky siempre han tenido un fuerte elemento de fantasía. Coogler, por eso, se encuentra en territorio inesperado; su hiperrealista Fruitvale Station relata la desgarradora historia de la vida real de un joven que la policía mata a tiros en una plataforma del metro en Oakland, California. La talentosa estrella de ese filme, Michael B. Jordan, con su suave sonrisa e intensidad de acero, es el actor perfecto para interpretar a Adonis.

Es fácil decir que Sylvester Stallone es Rocky —en fin, la historia del paso de mendigo a millonario del “potro italiano” hace eco de la propia historia de la estrella, que surgió de la oscuridad para rodar una de las películas más memorables de los años 70—. Hasta se ha informado que aunque Coogler coescribió el guión de Creed, Stallone escribió el diálogo de Rocky él mismo. Pero Stallone es un actor poco apreciado, y a medida que Rocky ha envejecido, su interpretación por parte de la estrella se ha vuelto proporcionalmente más matizada. "El tiempo derrota a todos", le dice a Adonis. "Es invicto". Lo dice en una voz que es casi un suspiro, como si Rocky estuviera exhalando una verdad que reside muy dentro de su ser. En la escena en que recibe malas noticias de un médico, Stallone minimiza su importancia perfectamente, personificando al hombre duro que debe sopesar sus opciones a la vez que le asaltan recuerdos de los últimos años de su esposa. Stallone nunca ha interpretado a Rocky como un hombre inteligente —es todo corazón y valentía— y en momentos como ese logra demostrarle al público el funcionamiento interno de un hombre que más que abrir su alma preferiría un puñetazo.

¿Podría ser este el verdadero final de la saga de Rocky? Quién sabe. De ser así, Stallone y Coogler han elaborado una despedida sumamente grata. Una escena en particular ata los dos extremos: Rocky y Adonis suben la escalera del museo Philadelphia Museum of Art, la misma que Rocky subió tan simbólicamente en 1976. Esta vez, sin embargo, al boxeador mayor le falta el aire llegando a la cima. Se detiene para recobrar el aliento y el joven lo anima a seguir. Por fin se paran juntos en el último escalón, cada hombre mirando hacia la autopista Benjamin Franklin Parkway; uno ve su historia, el otro, su futuro.

Es divertido reflexionar sobre la evolución artística (sí, me dirijo a los escépticos, existe tal cosa) de las películas de Rocky. La original de 1976 no fue ninguna obra maestra cinemática; el filme es tan poco pulido como su héroe, cuya decidida búsqueda de la respetabilidad hace eco del de la desconocida estrella y escritor de la película. Luego se estrenaron varias continuaciones, cada vez más espectaculares y artificiosas, en las que Rocky lucha contra rivales que se parecen más a los malos de las películas de James Bond que a boxeadores profesionales.

Después de una larga interrupción, Stallone regresó en el 2006 en Rocky Balboa, una tierna meditación sobre la familia, el duelo y el remordimiento en la que la escena culminante de la pelea fue menos memorable que las convincentes escenas de suave melancolía de la estrella. Fue, en muchos sentidos, la mejor de todas las películas de Rocky.

Hasta ahora.

Bill Newcott es escritor, redactor y crítico cinematográfico para AARP Media.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Publicidad

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad