Conoce más

Abrir
Enterprise: Foto de carro rentado

Budget Rent a Car

Ahorros exclusivos para los socios


Tarjeta del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Pepperoni pizza - Papa Johns

Papa John's

Los socios ahorran todos los días

Compartir es Vivir

Compartir es Vivir

Encuentra oportunidades de voluntariado

Boomer Superstar
Concurso

Print

Vota por uno de los semifinalistas del concurso AARP "Boomer Superstar" y podrías ganar $3,000. Reglas oficiales (en inglés).

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

¡Pon a prueba tus conocimientos sobre entretenimiento, finanzas y más! Contesta las trivias.

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. Juega

AARP Español

Visita el nuevo canal de AARP en español en YouTube y ¡subscríbete!

encuesta

Revisa nuestro homenaje a las leyendas del fútbol mundial.

Historia y cine

The Conspirator

Redford realiza un fascinante drama judicial sobre el asesinato de Lincoln.

Director Robert Redford (izquierda) y el actor James McAvoy (derecha) discutemn una escena de la película: The Conspirator

Robert Redford dirige a James McAvoy como el abogado Federick Aiken, un soldado de la Unión, quien renuentemente defiende a la mujer sureña acusada de planear el asesinato de Abraham Lincoln. — Claudette Barius, ©The American Film Company Productions

   
Dirigida por Robert Redford
Clasificación PG-13 (Público general, mayor de 13 años)
Duración: 123 minutos

In English |  Como director, a Robert Redford le gusta alterar las cosas. En su debut, con la película ganadora del Oscar, Ordinary People (Gente corriente), brillantemente disecciona a una familia al borde del colapso. Más recientemente, en Lions for Lambs (Leones por corderos), intentó, de manera algo torpe, analizar el funcionamiento del montaje militar-industrial.

Con The Conspirator, Redford regresa de manera magistral, desmenuzando meticulosamente la sorprendentemente elaborada conspiración detrás del asesinato de Abraham Lincoln. Los historiadores saben, pero no sé cuántos de nosotros lo sabemos, que John Wilkes Booth era sólo una pieza insignificante en un "plan de decapitación" mayor para desestabilizar el gobierno de Estados Unidos en una sola noche sangrienta: un coconspirador apuñaleó y casi mata al Secretario de Estado William H. Seward, mientras que otro se acobardó a último momento de asesinar al vicepresidente Andrew Johnson.

Estos tres, y un grupo de otros conspiradores, tramaron su plan en una casa de hospedajes de Washington, D. C., propiedad de Mary Surratt (curiosamente, el edificio todavía existe, a una cuadra de donde escribo este artículo; ahora se le conoce como el restaurante oriental Wok and Roll). The Conspirator se enfoca en la culpabilidad de Surratt en este complot, y todo se resume a una pregunta conocida: ¿Qué sabía ella, y cuándo lo supo?

Es una pregunta que nunca se contesta satisfactoriamente en The Conspirator, creo que por capricho. En el mejor de los casos, la película examina la curiosa relación entre Surratt (la inescrutable Robin Wright) y su renuente abogado, Frederick Aiken (el transparente James McAvoy). En el papel de Surratt, Wright profesa su inocencia a veces con una serenidad irritante. Es fácil asociar su postura estoica con sinceridad, tal como lo hace a veces su joven abogado. Pero cada vez que Aiken está a punto de sucumbir ante los alegatos de inocencia de su cliente, Redford hace maravillas para introducir una pizca de evidencia, o una inconsistencia perturbadora, que una vez más arroja dudas sobre ella. De hecho, a medida que Redford hábilmente prepara tanto la defensa como la acusación (la mayoría del diálogo está sacado directamente de la transcripción original del juicio), lo que más le impresiona al espectador del siglo XXI, es la calidad de la prueba que se pudo colectar hace más de un siglo antes de que nadie soñara con la serie CSI: Miami (casi podemos ver a David Caruso acomodándose sus lentes Ray-Ban y murmurando, “Aparte de eso, señora Lincoln... ¿cómo disfrutó la obra?”).

La historia ya ha establecido que Surratt era, usando la frase del presidente del jurado en la película de Mel Brooks The Producers (Los productores), "increíblemente culpable". Redford realmente no toma posiciones con ese asunto, aunque no puede evitar de vez en cuando inclinar la balanza directoral a favor de la acusada. Su mayor interés es mostrar los esfuerzos exagerados del gobierno para asegurar la convicción de Surratt: la fiscalía acumula tanta prueba en su contra a través de artimañas en los procedimientos, supresión de prueba, y sencillamente haciendo trampa, que hasta la misma Mary Todd Lincoln hubiera tenido dificultad en salir viva de ese tribunal. Es cierto que Redford a veces esparce paralelismos entre Guantánamo/Abu Ghraib con la delicadeza de un cirujano de la Guerra Civil. Y aunque Kevin Kline, como el Secretario de Guerra Edwin Stanton, parece calculadoramente despiadado en su manera de tratar a Surratt, Redford permite al personaje la oportunidad de explicar su motivación patriótica: Los asesinos tenían la esperanza de inspirar a los sureños a aunar fuerzas una última vez con los Confederados. Esperar por un interminable juicio civil, dijo, hubiera servido inmensamente a ese propósito.

Redford no cuestiona la sinceridad de Stanton, Johnson, o del tribunal militar que sentenció a Mary Surratt a muerte. Lo que lo desconcierta es la disposición ocasional de la gente a sacrificar sus libertados ante una crisis. Usted podrá rechazar el ángulo al que Redford se inclina con su hipótesis, pero no hay duda alguna de que las preguntas que surgieron con el asesinato de Abraham Lincoln están todavía vigentes.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s