Conoce más

Abrir
Carro de compras

Cupones

Los socios ahorran en comestibles



25 preguntas sobre el Seguro Social

¿Preguntas sobre el Seguro Social?

Obtén las respuestas

Abuela y nieta soplando una torta de cumpleaños

Toys "R" Us

Descuento en tus compras

Explore AARP Life Reimagined

Life Reimagined

Explora las opciones para tu futuro

Siluetas de mujeres cantando - Eres una superestrella boomer

Vota por uno de los semifinalistas del concurso AARP "Boomer Superstar" y podrías ganar $3,000. Reglas oficiales (en inglés).

vencer el
hambre

Niños organizan una caja de comida para una unidad de alimentación escolar, Campaña de AARP Drive To En Hunger

Apoya la campaña de AARP para vencer el hambre en América.

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. Juegue

AARP Español

Visita el nuevo canal de AARP en español en YouTube y ¡subscríbete!

Trivias

¡Pon a prueba tus conocimientos sobre entretenimiento, finanzas y más! Contesta las trivias.

encuesta

Revisa nuestro homenaje a las leyendas del fútbol mundial.

Robert Redford, inédito

El artista, famoso por su timidez ante la prensa, está listo para un primer plano de su intimidad.

Robert Redford

Robert Redford, quien cumple 75 años este año, es el ganador del Premio a la Trayectoria en Películas para Adultos Mayores de AARP The Magazine. — Art Streiber

Redford obtuvo una beca de béisbol para asistir a la University of Colorado, pero pronto la perdió, según dicen, debido a la bebida. “Hubo mucho de eso”, admite. Después de un año, la dirección de la escuela le pidió que no regresara. Al mismo tiempo, su madre Martha fallecía, a los 40 años. “Tuvo una hemorragia asociada a una afección sanguínea que adquirió luego de perder dos hijas mellizas al nacer, cuando yo tenía 10 años”, dice en voz baja. Su propio nacimiento fue difícil, y los médicos le aconsejaron a su madre no tener más hijos. “Ella quería tanto una familia que quedó embarazada nuevamente”. Su muerte fue un golpe. “Parecía tan injusto. Pero, extrañamente, me liberó para despegar por mi cuenta, algo que quería hacer desde hacía mucho tiempo”.

Para entonces, el padre de Redford había obtenido un trabajo en el departamento de contabilidad de la refinería de Standard Oil, en El Segundo. Redford entró a trabajar en el depósito de expedición, manejando una máquina elevadora y limpiando tanques. La experiencia plantó la semilla de su activismo ambientalista posterior. “Vi cómo el petróleo se filtraba en las dunas. Ahora, todo eso reposa debajo de los grandes edificios que construyeron en ese lugar”.

Cuando ahorró lo suficiente, Redford viajó a dedo hasta Nueva York y se fue a Francia. Siempre le había gustado dibujar, por lo que decidió ser artista. “En Europa dibujaba con tiza sobre las aceras, por lo que la gente le daba dinero”, dice Duane Byrge, una crítica cinematográfica de Hollywood Reporter que ha seguido la trayectoria de Redford durante décadas. “Tiene el ojo de un artista”. En una oportunidad, Byrge se reunió con Redford en la modesta cabaña que tiene como oficina en las afueras de Park City, Utah, y lo encontró con una vieja cámara filmadora, que tenía expuesta en la entrada, metiéndola bajo la nieve y la lluvia, como si fuera una obra de arte. “Quería erosionarla, para que no se viera tan brillante”, dice Byrge. “Ese es el tipo de cosas que hace”.

Redford pasó 18 meses en Europa, donde, asegura, “logré la mayor parte de mi madurez”. Llegó a Paris a mediados de los años 50, sin conocer el idioma ni la cultura, y vivió entre un grupo de estudiantes de arte y de medicina políticamente activos. “Cuestionaban mis ideas políticas, que no existían. Se la pasaban corriendo por las calles para protestar, así que me uní a ellos. Amplió mi visión de país. Cuando volví, cuestioné algunas cosas, lo que me llevó a un cierto grado de activismo”.

Con apenas 20 años, Redford volvió a Los Ángeles por un período breve, donde conoció a Lola Van Wagenen, una estudiante de 17 años proveniente de Utah. Se casaron en 1958 y se mudaron a Nueva York —nunca más viviría en Los Ángeles, desilusionado por su evidente opulencia y expansión—, donde se inscribieron en la escuela de arte del Pratt Institute. Por recomendación de un profesor, se cambió a The American Academy of Dramatic Arts (la Academia Estadounidense de Arte Dramático). “Nunca había imaginado ser actor”, dice. “Quería tener una educación formal en arte para poder volver a Europa y pintar”. Pero en la Academia, donde Redford interpretó a Konstantin Treplev en una producción de The Seagull (La gaviota), de Chekhov, la trayectoria de su vida cambió drásticamente. “Algo me hizo caer en la cuenta”, dice. “Comencé a ver todo con claridad”.

Interpretó papeles menores en el teatro y en televisión, pero pronto tuvo que enfrentar otra penuria personal. Él y Van Wagener tuvieron un hijo, en 1959, que falleció a los cinco meses de síndrome de muerte súbita infantil (SMIS). “Fue muy duro”, dice Redford. “Éramos muy jóvenes. Yo tenía mi primer trabajo teatral, que no pagaba mucho. No sabíamos nada sobre SMIS, por lo que lo único que piensas es que has hecho algo mal. Como padre, tiendes a culparte. Eso produce una cicatriz que probablemente no se cura por completo”.

Si bien Redford había explorado diversas ortodoxias, desde la Ciencia Cristiana al Budismo, pasando por la fe Mormona de su esposa, finalmente eligió una especie de humanismo secular: “Creo en el poder, la energía, que la naturaleza pone en su lugar”, dice. En parte fue ese punto de vista el que le permitió seguir adelante luego de la muerte de su primogénito.

Él y Van Wagenen tuvieron dos hijos más inmediatamente: Shauna, que hoy tiene 50 años, es artista y está casada con Eric Schlosser, autor de Fast Food Nation, y James, de 48, guionista y director. Ocho años más tarde la pareja tuvo a Amy, que se dedica a la actuación. Actualmente abuelo de siete nietos (el mayor está en la universidad y los menores son bebés mellizos), Redford pone a su familia entre sus mayores logros. “Era considerado irresponsable como niño, por lo que desarrollé una fuerte necesidad de demostrar que podía ser responsable”, dice. “Tenía arraigado ese anticuado concepto de que debes mantener a tu familia”.

Robin Wright, cuyo hijo adolescente se estaba recuperando de un accidente en patineta casi fatal durante la producción de The Conspirator, señala: “Bob me dijo lo importante que es su familia para él, de cómo la familia es elegida para uno, y no por uno”.

En 1966, una joven Jane Fonda coprotagonizó The Chase (La jauría humana) con Redford. Se habían conocido en los Estudios Paramount; ella recuerda ir caminando detrás de él por los pasillos del edificio administrativo. A medida que Redford pasaba por las oficinas, las secretarias asomaban su cabeza para echarle una mirada. “Pensé: ‘Oh, Dios, será una gran estrella’”, dice Fonda.

Fonda admite que cada vez que trabajaba con Redford se enamoraba de él. “Era difícil que no ocurriera. Eran su aspecto y sus modales. Siempre había cierto misterio, porque él no demostraba todo. Lleva un aura a su alrededor”.

La carrera artística de Redford levantó vuelo en 1969, con el estreno de Butch Cassidy and the Sundance Kid (Dos hombres y un destino). Desde entonces, y hasta 1985, fue el protagonista principal de unas 15 películas, incluidas The Candidate (El candidato), All the President’s Men (Todos los hombres del Presidente) y Out of Africa (Memorias de África), y los críticos atribuyen su éxito no sólo a su aspecto físico, sino también a sus métodos. La ilustre profesora de actuación Uta Hagen observó alguna vez que la fortaleza de Redford como actor reside en su honestidad. “Con él no es necesario lo extravagante”, dice James McAvoy. “Él encuentra la sincera simplicidad del personaje”.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Trivias y
Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.