Tango: argentino y universal

Carlos Gardel y otros artistas que conquistaron al mundo con el embrujo de su ritmo.

Manojo de contradicciones

El tango es un manojo de contradicciones: marcado por un machismo feroz, un sinnúmero de cantantes femeninas fueron celebradas como reinas. Tosco y refinado, rebelde y conservador. Fruto de la melancolía de los migrantes a orillas del Río de la Plata. Protagonizado por un instrumento prestado de Alemania, acordeón transformado en bandoneón. El tango es para ser bailado, pero también para ser escuchado, ambos con igual intensidad. Nunca dejó de evolucionar, y hoy disfruta de una vigencia inusitada.

Orquesta Típica Víctor – ‘El choclo’

Dicen que la melodía original de este tango —uno de los más famosos de la historia— fue creada por Casimiro Alcorta, hijo de esclavos, pionero olvidado, polémico compositor de varias canciones extremadamente obscenas. Murió en 1913, en los brazos de Paulina, su compañera de baile. “El choclo” fue estrenada en 1903 con una flamante orquestación del guitarrista y compositor Ángel Villoldo. Desde entonces, ha sido grabada por Julio Iglesias, Nat King Cole y Libertad Lamarque, entre muchos otros.

Juan D'Arienzo – ‘La cumparsita’

Surgió alrededor de 1916 como un instrumental. En 1924, el poeta y cantante Pascual Contursi le agregó la letra. Los bailarines se identificaron inmensamente con su melodía seductora, y “La cumparsita” fue un éxito fenomenal en París. De las infinitas versiones, una de las más famosas es la de Carlos Gardel. Igualmente clásica es la del violinista y director de orquesta Juan D'Arienzo, que renovó el tango con un aire juvenil, fresco y su énfasis rítmico en el dos por cuatro.

Carlos Gardel – ‘El día que me quieras’

Una lista de tangos inmortales bien podría quedar completa con 20 tangos cantados por Carlos Gardel. “El día que me quieras” es su interpretación más conocida, tres minutos de perfección que además existen en una versión filmada en 1935. Gardel nació en Francia, en 1890, y creció en Buenos Aires. Creó el formato de tango-canción, y conoció la fama internacional gracias al sentimiento de su voz, su elegancia y un carisma indescriptible. Murió en un accidente de aviación en Colombia a los 44 años.

Aníbal Troilo con Francisco Fiorentino – ‘Malena’

“Malena” representa la esencia misma de la estética tanguera: su obsesión con la melancolía como manera de ser, además de la descripción casi impresionista de lugares y personajes. Quizás la mejor grabación fue realizada en 1942, con la voz de Francisco Fiorentino y la orquesta de Aníbal Troilo. Un bandoneonista y director musical de gusto impecable, Troilo conoció la fama durante la era dorada del tango y grabó con algunos de los mejores vocalistas del género. Falleció en 1975, dejando un extenso legado discográfico.

Carlos Di Sarli – ‘Bahía Blanca’

Lo llamaban "El señor del tango". El pianista, compositor y director de orquesta Carlos Di Sarli complacía a todos: su música era lo suficientemente rítmica como para ser bailada por los principiantes, pero también podía demostrar la sofisticación necesaria para satisfacer a los conocedores. Crea su primera orquesta en 1919, conoce el éxito en la década de los 40 y continúa contribuyendo al género durante los años 50. "Bahía Blanca" es uno de sus temas más populares, un cálido instrumental dedicado a la ciudad que lo vio nacer.

Julio Sosa – ‘Cambalache’

"El mundo fue y será una porquería, ya lo sé". Así de feroz comienza uno de los tangos más nihilistas de la historia. Aunque ha sido interpretada por un sinnúmero de cantantes, desde Susana Rinaldi hasta el panameño Rubén Blades, quizás la versión definitiva le pertenezca al uruguayo Julio Sosa. Conocido como "El varón del tango", Sosa fue el tanguero más conocido a finales de los años 50, cuando el género comenzó a perder el apoyo masivo del público. Murió en un accidente de auto a los 38 años.

Osvaldo Pugliese – ‘La yumba’

Un ritmo brutal, “La yumba” describe con su mismo nombre el sonido que surge al enfatizar con violencia la primera nota de cada compás. El pianista y director de orquesta Osvaldo Pugliese lo compuso en 1946 y se convirtió rápidamente en el himno de su orquesta. Pugliese fue censurado por el gobierno argentino a causa de su ideología política, pero su popularidad continuó y fue reconocido como un héroe del tango, acompañando al gran cantante Roberto Goyeneche y otras importantes figuras del género.

Tita Merello – ‘Hotel Victoria’

Falleció a los 98 años en el 2002. Su fraseo, mitad cantado y mitad hablado, sugirió las cadencias del rap con medio siglo de anticipación. Su personalidad —orgullosa, aguda, independiente— fue única. Mientras que algunos puristas del tango cometen el error de ignorarla, esta maravillosa actriz y cantante demostró un talento desopilante para la farsa y la crítica social (“Niño bien”), pero también una sensibilidad patente para narrar trágicas historias de amor (“Gran Hotel Victoria”). Participó en más de 40 películas y dejó un legado discográfico que bien vale la pena descubrir.

Horacio Salgán – ‘A fuego lento’

Un exquisito del tango, el pianista y compositor Horacio Salgán incorporó al género la influencia de sus pasiones musicales: la música clásica del siglo XX, el jazz y las cadencias brasileñas. Temas como “A fuego lento”, “Grillito” y “Cortada de San Ignacio” muestran una estética más amplia y sutil para encarar el tango. La caída en popularidad del tango en la década de los 60 le permitió experimentar con una gran variedad de formatos instrumentales y fue homenajeado extensamente por su trayectoria. Falleció a los 100 años en el 2016.

Astor Piazzolla – ‘Adiós Nonino’

Si Carlos Gardel representa la esencia misma del tango clásico, Astor Piazzolla marca su renacimiento triunfante, que ubica al tango como un género latino trascendental. Inicialmente Piazzolla favoreció un estilo relativamente conservador, pero sus estudios musicales con la compositora francesa Nadia Boulanger resultaron en la creación del “nuevo tango”, estilo rebelde que mezcla el tango tradicional con elementos de jazz y la vanguardia de la música clásica. “Adiós Nonino”, escrito en 1959 luego del fallecimiento de su padre, resume a la perfección la melancolía y belleza de su música

Roberto Goyeneche – ‘Naranjo en flor’

Conocido como “El polaco”, Roberto Goyeneche fue conductor de autobuses, mecánico y taxista antes de convertirse en una de las voces emblemáticas del tango con un estilo aguerrido y personal. Trabajó con Horacio Salgán, Aníbal Troilo, Astor Piazzolla y Atilio Stampone, entre otros. Con Stampone grabó la versión definitiva de “Naranjo en flor”, canción de los hermanos Virgilio y Homero Expósito que captura la esencia del tango obviando los lugares comunes del género a través de una letra cargada de simbolismo y poesía.

Oferta de AARP

Diviértete cada día con reseñas de cine, música y libros, horóscopos y juegos

Únete a AARP hoy mismo y disfruta la vida un poco más

Getty Images

Aníbal Troilo – ‘Gricel’

A veces la vida sentimental de los tangueros supera la ficción de sus canciones. La Gricel de esta canción fue Susana Gricel Viganó, que a los 15 años, en 1935, conoció a José María Contursi, un locutor de radio que ya estaba casado. Se enamoraron, pero Contursi, agobiado por su infidelidad, regresó con su esposa. Durante décadas, su pasión por Gricel inspiró muchos tangos teñidos de amargura. Cuando su esposa falleció en 1957, Contursi y Gricel se reencontraron y estuvieron juntos hasta la muerte del letrista.

Ángel Vargas – ‘Tres esquinas’

Las “tres esquinas” del título se refieren a una intersección en el barrio bonaerense de Barracas, donde también existió una antigua estación de tren con el mismo nombre. La letra, de Enrique Cadícamo, es un compendio de referencias tangueras, confesión autobiográfica de un muchacho de barrio, enamorado de las bellezas de la zona, dispuesto a defender su honor a cuchillazos. La grabación más famosa es la original, con el cantante Ángel Vargas —que falleció en 1959, con solo 54 años— y el compositor Ángel D’Agostino, pianista de exquisito fraseo.

Nelly Omar con Roberto Grela – ‘Tu vuelta’

Conocida como “la Gardel con polleras” por la personalidad avasalladora de sus interpretaciones, Nelly Omar murió en el 2013, a los 102 años. Trabajó en el cine argentino y conoció la fama como cantante durante las décadas de los 30 y 40, para después ser reconocida nuevamente en la tercera edad. Fue íntima amiga de Eva Perón y grabó con orquestas típicas, pero también acompañada por el conjunto de guitarras del compositor Roberto Grela, un marco sobrio que destaca la pureza de su voz. 

Osvaldo Fresedo – ‘Vida mía’

Durante la década de los 20, Osvaldo Fresedo grabó más de 600 canciones para el sello Odeón. Bandoneonista, compositor y director de orquesta, Fresedo aprovechó el privilegio de crecer en una familia de dinero para tomar clases de música. Con este conocimiento, le agregó al tango una elegancia aclamada desde entonces como el sonido de la guardia nueva. “Vida mía” es un tema indispensable de su repertorio. Lo grabó tres veces, pero la mejor versión es probablemente la de 1952, con el cantante Héctor Pacheco.

Ada Falcón – ‘Yo no sé qué me han hecho tus ojos’

La carrera de Ada Falcón, “Emperatriz del tango”, empezó desde su infancia, conoció la gloria en los años 30 y vivió un tórrido romance con un hombre casado, el famoso violinista Francisco Canaro. De ese romance surgió “Yo no sé qué me han hecho tus ojos”. En 1942, tuvo una visión religiosa y Falcón abandonó la música, repartió sus bienes y se mudó a la provincia de Córdoba. Antes de morir, a los 96, participó en un documental que lleva el nombre de su canción más famosa.

Edmundo Rivero – ‘Cafetín de Buenos Aires’

Uno de los personajes más pintorescos del tango, Edmundo Rivero llamó la atención con su voz grave y cavernosa, que con frecuencia hacía que la gente dejara de bailar y se parara delante del escenario para escucharlo. En su juventud se dedicó al “levante telefónico”, llamando a mujeres al azar e intentando seducirlas con una melodía canturreada, una travesura que le consiguió su primer trabajo con una orquesta. Trabajó con el gran Aníbal Troilo, grabando joyas como “Cafetín de Buenos Aires”, compuesta en 1948.

Susana Rinaldi – ‘Sur’

Hubo una época cuando el tango había pasado de moda en la Argentina, considerado como expresión de la vieja guardia. Susana Rinaldi fue una de las cantantes que cambiaron para siempre esta percepción. Debutó como tanguera en 1969, en el mítico club nocturno La Botica del Ángel, en el barrio de San Telmo. Su lectura arrebatada e irreverente de clásicos como “Sur” y “Cambalache” renovaron el tango con aires de rebeldía. Se exilió durante la dictadura militar para después regresar triunfalmente a su patria en 1989.

Mariano Mores – ‘Cuartito azul’

Murió en 2016, a los 98 años. Fue uno de los compositores más originales y refinados de la música argentina, creador de tangos inolvidables como “Taquito militar”, “En esta tarde gris” y “Gricel”. “Cuartito azul” explora una de las obsesiones del tango: la adolescencia y la fragilidad de sus amores. Composición autobiográfica, habla de un joven que abandona la habitación de juventud para estar cerca de una mujer. El cuartito azul existe, preservado por una fanática del tango que compró la casa donde creció Mores.

Gotan Project – ‘Diferente’

En el nuevo milenio, era necesario que el tango experimentara una transformación. Llegó de la mano de la música electrónica, una fusión que, misteriosamente, funciona de maravilla. Apoyada en la opulencia de los ritmos artificiales, la mística del bandoneón cobró una vigencia nueva, una urgencia inesperada. El grupo pionero de este nuevo subgénero que hoy incluye a docenas de artistas fue Gotan Project, un trío basado en París integrado por un argentino, un suizo y un francés.

  • Pinterest
  • Google+

Otros géneros

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Publicidad

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad