Conoce más

Abrir
Carro de compras

Cupones de Comestibles

Cupones de ahorro.

Michaels

Los socios ahorran todos los días.

Centro de recursos para la familia - Cuidado de ancianos

¿Estás cuidando de un ser querido?

Encuentra recursos aquí.

sorteo

Gana las vacaciones de tus sueños. ¡Participa hoy!

becas para
hispanos

Lo que tus hijos y nietos necesitan para ir a la universidad.

vencer el
hambre

Apoya la campaña de AARP para vencer el hambre en América.

campaña
Independencia financiera

encuesta

Preguntas y respuestas del
Seguro Social

Todo lo que necesitas saber sobre tus beneficios.

juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. Juega

Piense bien antes de decidir

¿Alquilar o ser propietario?

Qué es mejor cuando los hijos se han ido de casa.

¿Será penalizado por vender su casa?

Haga números para saber si obtendrá o no una ganancia de capital con la venta de su casa.

La fórmula básica: Comience con el precio de venta de la casa, más los gastos en los que incurrió cuando la compró, tales como los puntos de su hipoteca; luego, súmele el costo de todas las mejoras realizadas a través de los años (los baños nuevos, las alfombras nuevas, nuevas ventanas, etc.). Esa es su “base”. Después, considere el precio de venta esperado, réstele los costos de venta deducibles (la comisión del agente, los costos para arreglos, honorarios, etc.), y, por último, al resultado réstele la “base” para obtener su ganancia de capital. Las normas están explicadas en el sitio de internet del IRS.

Digamos, entonces, que usted compró su casa por $100.000, que a lo largo de los años le puso $50.000 y gastó otros $5.000 para arreglarla antes de venderla. Si prevé venderla por $500.000, y tiene que pagar $30.000 de honorarios a un agente inmobiliario, puede esperar una ganancia de capital de $315.000.

Si usted es soltero, puede excluir de gravamen $250.000 de esa cantidad. Si está casado o enviudó dentro de los dos años de la venta y no se ha vuelto a casar, puede excluir $500.000. Si su ganancia de capital es más de lo que puede excluir —lo que quiere decir que deberá pagar un impuesto sobre ese monto— podría resultar financieramente más sensato quedarse en la casa en la que está.

Por supuesto que, si su casa vale menos de lo que usted pagó por ella, podría tener sentido quedarse allí y esperar a que aumente su valor.

¿Cuál es su personalidad?

Alquilar puede, a veces, requerir un estómago fuerte. El dueño de la casa podría ser embargado, irse de la ciudad, vender la casa o aumentar el alquiler cuando llegue el momento de renovarlo. ¿Podrá convivir con ese tipo de riesgo?

Algunos estados tienen leyes y regulaciones con relación a los derechos de los inquilinos y las tasas de alquiler, así que analice las normas locales si está pensando en alquilar.

Claro que ser el dueño de una casa también tiene sus altibajos. A pesar de que las tasas hipotecarias congeladas no subirán, los impuestos inmobiliarios pueden variar año a año, y podría verse afectado por las fluctuaciones del valor de la propiedad en el mercado local.

¿Desea ocuparse del mantenimiento?

Si está pensando en permanecer donde está, probablemente haya mucho trabajo de mantenimiento que hacer en su casa. “Al igual que un auto, cuantas más millas tenga la casa, más serán las reparaciones que necesitará”, afirma Cray. Los arreglos cosméticos pueden posponerse indefinidamente, pero el mantenimiento básico que no se puede descuidar suele ser costoso: el techo, los daños causados por termitas o pudrición, las cañerías, la caldera. No se engañe a la hora de decidir si es una buena idea subirse a una escalera para limpiar las canaletas o hacer el pesado trabajo de jardinería.

Si alquila, todas esas tareas podrían ser hechas para usted por otra persona. Negocie con el dueño de la vivienda y asegúrese de que esa negociación se vea reflejada en su contrato de arrendamiento. Si decide achicarse, piense en una casa adosada, un condominio, una vivienda cooperativa o una urbanización para jubilados, donde todo ese tipo de tareas están cubiertas por una cuota de mantenimiento.

¿Qué desea usted de su hogar?

Algunas personas se sienten muy orgullosas de poseer una casa. Les gusta tener un jardín e imprimir su sello personal en el lugar con alguna pintura especial o empapelando las paredes, o con muebles empotrados, cosas que no se pueden hacer en una vivienda alquilada. Si posee una mascota, podría tener problemas para encontrar un alquiler que le permita tener a Fido.

Por otro lado, el alquiler le da la libertad de levantar sus cosas y visitar a sus hijos o nietos por algunos meses entre contratos y no tener que pagar una hipoteca por una casa en la que no esté viviendo, ni preocuparse por regar el césped. Otra ventaja de alquilar: si no le gustan los vecinos, puede mudarse cuando finalice el contrato.

Leslie Pepper es una escritora independiente establecida en Merrick, Nueva York.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Payless

Los socios disfrutan de ahorros especiales en alquiler de autos de PaylessCar.com.

Dunkin Donuts

Los socios pueden recibir una dona GRATIS con la compra de una bebida grande o extragrande en Dunkin' Donuts.

Repair Pal

Los socios ahorran un 10% (hasta $50) en reparaciones de autos en los talleres certificados RepairPal.

video
Multiplica tu dinero