Sus finanzas

5 cosas que debe saber para ser un albacea

Liquidar el patrimonio de un familiar o amigo que ha fallecido es una responsabilidad importante.

Min Zwang

En un principio, Min Zwang, de 84 años, designó albaceas a sus cuatro hijos para planificar su sucesión. — Foto: Miller Mobley/Redux

In English | La vida es compleja, pero resulta que también la muerte es complicada.

Cerrar los asuntos financieros de toda la vida de un ser amado fallecido a menudo exige una generosa cuota de paciencia, tiempo libre y gran capacidad organizativa. Tal vez necesite de las habilidades de un sabueso para descubrir activos bien guardados u olvidados. E incluso así, a veces faltan cosas.

Es natural sentirse honrado si un amigo o pariente le pide que sea su albacea o representante personal, como también se lo denomina. Si la persona está próxima a morir, el ansia por decir sí se torna aun más imperiosa. Pero dadas las complejidades de la función, es vital que la asuma solamente si se siente plenamente capaz. A continuación, planteamos cinco preguntas que debería formularse antes de hacerlo.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

1. ¿Cuenta con el tiempo necesario?

Cuando su madre falleció, en el 2011, Susan Crim no tenía idea de que le llevaría casi dos años, como albacea, liquidar la herencia. Lidiar con papeles de trabajo, enviar documentos por fax y viajar desde Virginia para hacer consultas a expertos jurídicos y financieros pasó a ser parte de su vida mientras bregaba contra una burocracia confusa. “Estaba afligida”, comenta Crim, de 59 años. “Me resultaba sumamente exigente”. En febrero último, justo dos meses después de haber liquidado los asuntos de su madre, falleció su padre. Y sus tareas como albacea se reanudaron desde cero.

Llamadas telefónicas, viajes al juzgado del condado para registrar información financiera, largas colas en el correo para enviar cartas certificadas… tal vez lo esperen estas y otras tediosas tareas. Necesitará contar con información de los bancos, agentes hipotecarios, firmas de inversión, compañías aseguradoras y otras sociedades que cumplan alguna función en relación con los bienes de la persona fallecida. Entre las tareas más extenuantes, podrían convocarlo para clasificar y tasar todo el contenido del hogar de la persona.

“A menudo se trata de lo acumulado durante 50 años”, explica el abogado Harry Margolis, que ejerce el derecho para la tercera edad en Boston. “Intentar ver qué miembros de la familia desean qué cosas… ¿cómo se elige entre ellos?  ¿Cómo resguarda los intereses de cada uno de ellos y se asegura de que sean tratados de manera equitativa?”

2. ¿Cuenta con las habilidades necesarias?

Ser albacea exige un alto grado de organización. Un albacea debe registrar cada comunicación con abogados, banqueros y demás contactos.

“Las personas que no pueden calcular el saldo de sus chequeras, que tienen sus propias dificultades financieras, que no tienen idea de cómo organizar la información financiera, las personas que no son proclives al detalle… no son buenos candidatos”, afirma Sally Hurme, abogada de AARP y autora de The ABA Checklist for Family Heirs, publicado por la American Bar Association (Colegio de Abogados de Estados Unidos). Como un detective privado, puede ocurrir que tenga que hurgar en busca de activos. Encontrar en un cajón, cubiertos de polvo, certificados de títulos y valores, en lugar de hacerlo en la agencia de bolsa, puede ser indicio de que hay más por descubrir.

3. ¿Tiene el temperamento necesario?

A medida que vaya sorteando los asuntos legales y financieros, se enfrentará con una variada gama de personalidades, por lo que le será de gran ayuda conservar la calma. En un principio, Min Zwang, de 84 años, nombró albaceas a sus cuatro hijos cuando planificó su sucesión. Pero empezó a cuestionarse esa decisión, y hace poco modificó su testamento. Nombró a una hija como única albacea para ayudar a que el proceso se desarrolle sin grandes contratiempos.

La hija tiene trato fácil, comenta Zwang, y está casada con un contador, cuyos conocimientos serán de ayuda. “Es una carga tremenda la que le estoy encomendando, y soy consciente de eso”, explica Zwang, que vive en Toms River, Nueva Jersey. “Intenté hacerlo lo más sencillo posible dividiendo todo de manera equitativa. No quiero que surja ninguna desarmonía”.

Algunos abogados opinan que es mejor designar un albacea, como hizo Zwang. Pero Anthony Enea, presidente de la sección jurídica para la tercera edad del New York State Bar Association, propugna la designación de, al menos. dos hijos. “Genera un sistema de controles y equilibrios”, indica. “Cuando uno elige a un hijo, le otorga a esa persona mucho poder y discreción. Pero todo depende de la dinámica familiar. No existe una fórmula establecida”.

Para mantener la paz y generar confianza, es importante que el albacea ordene los asuntos abiertamente, explica Margolis. “Qué está haciendo, de cuánto dinero se trata, qué ocurre en el proceso… cuanto más transparente sea, más se relajarán [el resto de los hermanos]”.

4. ¿Conoce la normativa?

Cada estado tiene leyes específicas que rigen las responsabilidades de los albaceas, junto con cronogramas para que estos lleven a cabo sus tareas. Costear los gastos del funeral, publicar los avisos fúnebres y cumplir con las presentaciones impositivas del patrimonio son apenas ejemplos de lo que podría requerirse del albacea. Es probable que su estado cuente con una biblioteca legal en línea que detalle las normas y requerimientos. El sitio web de la American Bar Association (Asociación de Abogados de Estados Unidos) también ofrece orientación (en inglés) sobre la liquidación de una herencia; busque en línea “ABA guidelines for individual executors and trustees”.

Muchos albaceas encuentran ciertas tareas tan desalentadoras que recurren a abogados en busca de ayuda. Otros contratan a abogados que gestionen el proceso íntegro, lo que por supuesto es mucho más costoso. De cualquier manera, deberá observar estrictamente la ley: será personalmente responsable de la administración apropiada de la herencia. Si informa erróneamente el valor de cualquier activo, podría ser considerado responsable por el IRS o por los beneficiarios. Si se determina que ha timado a los herederos, podría tener que resarcirlos económicamente de su propio bolsillo o ser pasible de multas.

5. ¿Está en condiciones de ser albacea?

Si vive en otro estado, ¿será preciso que viaje a la ciudad de residencia de la persona fallecida? Y en caso afirmativo, ¿con qué frecuencia?  ¿La sucesión cubrirá los gastos de los viajes?

Crim viajó en varias oportunidades desde su hogar, en Alexandria, Virginia, al de sus padres, en Salina, Michigan, para resolver asuntos burocráticos y otras cuestiones. “Envío cosas por fax por todo el país, pero a veces tengo que firmar papeles o llenar formularios con abogados o financistas profesionales en Michigan”, comenta. La sucesión cubrirá esos viajes. De otro modo, sería una propuesta costosa, agrega Crim.

¿Y qué hay del valor de su tiempo? ¿Se esperará que realice esta tarea de manera gratuita? En la mayoría de los estados, los albaceas tienen derecho a recibir un porcentaje del valor de la herencia, incluso cuando el testamento no incluya honorarios específicos. Pero aun contando con esas pautas legales, sigue siendo común que los honorarios del albacea sean fuente de conflicto con los herederos. Algunos miembros de la familia podrían considerar que el dinero les pertenece y no ser conscientes del tiempo que usted ha invertido.

Elizabeth Haase, psicóloga de Washington D.C., explica que administrar la sucesión de una amiga fue para ella como un segundo trabajo. Y sin embargo, por lo menos un pariente lejano la cuestionó por cobrar los honorarios estipulados en el testamento, del 2 % del valor de la herencia. Quería honrar los deseos de su amiga moribunda siendo albacea, pero se sentía culpable por aceptar el pago. Finalmente, implicó tanto trabajo que tomó los honorarios. No parecía dinero caído del cielo. “Nadie lo hace por el dinero”, agrega Haase.

Carole Fleck es redactora y editora de AARP Media.

Publicidad

campaña
independencia financiera

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad