Sus finanzas

Cómo elegir el camino de inversión más seguro

Tres maneras de asegurarse de que podrá pagar sus gastos básicos cuando se jubile.

Herramienta: Aprenda a vivir con menos

Aprenda a vivir con menos

Reduzca sus gastos y así podrá ahorrar más.

In English | Cuando usted es joven, podemos ser mucho más agresivos al comprar fondos comunes de inversión que invierten en acciones.

Pero, cuando se tienen más años y se deja de recibir un sueldo, necesita fuentes de ingreso confiables para pagar sus cuentas. La transición de una modalidad de inversión agresiva a una conservadora se inicia alrededor de los 50 años.

Vea también: Pasos hacia la autosuficiencia financiera.

Pies de un hombre con flechas en el piso, Elegir el camino más seguro de Inversión

Si sus inversiones seguras no producen suficientes ingresos para cubrir sus gastos básicos, la solución está en reevaluar y reducir sus gastos. — Foto: Dan Saunders Photography/Alamy

¿Cómo se navega por este cambio en la mediana edad? Esta es la pregunta más difícil en materia de finanzas personales.

Para empezar, usted debe calcular cuánto dinero necesitará por año cuando se jubile. Por un lado, separe los gastos esenciales, tales como alimentos, vivienda, vestimenta, automóvil, servicios públicos, gastos médicos e impuestos. Esos son sus gastos básicos. Por otro lado, calcule los gastos derivados de su estilo de vida, entre ellos, pasatiempos, regalos, entretenimiento y viajes.

Opción 1: La seguridad ante todo

Los planificadores tienen dos amplios caminos para financiar estos dos tipos de gastos durante su jubilación. Algunos adoptan un enfoque en el cual la seguridad es lo primero, tal como lo describió a grandes rasgos el economista Zvi Bodie, coautor de Risk Less and Prosper (Arriesgue menos y prospere). Bodie recomienda cubrir todos los gastos esenciales con fuentes de dinero garantizadas, incluidos el Seguro Social, una pensión, anualidades con pagos de por vida, bonos I (bonos de ahorro de EE. UU. ajustados por inflación), fondos de bonos a corto plazo y certificados de depósito. Si está casado, sus inversiones seguras deben cubrirlos a usted y a su cónyuge.

Si sus inversiones seguras no producen suficientes ingresos para cubrir sus gastos básicos, la solución reside en reevaluar y reducir sus gastos, sostiene Bodie. Usted no puede darse el lujo de confiar ciegamente en el crecimiento de sus acciones. Podría perder capital o quedarse sin dinero. No obstante, si tiene inversiones suficientes como para cubrir más que sus cuentas básicas, puede darse el lujo de arriesgar parte de su dinero en acciones o fondos comunes de inversión para costear los gastos derivados de su estilo de vida. Esta parte de su presupuesto puede incrementarse o disminuir, según el comportamiento del mercado de inversiones.

Opción 2: Inversión con rentabilidad total

El segundo —y más tradicional— enfoque, conocido como “inversión con rentabilidad total”, utiliza la famosa "regla del cuatro por ciento". Usted posee una cartera de inversiones diversificada compuesta por acciones y fondos de bonos, en la que apenas la mitad son acciones. Al jubilarse, usted retira el cuatro por ciento de sus activos en el primer año y aumenta dicha cantidad cada año según la tasa de inflación.

Sin embargo, con las bajas tasas de interés de los bonos que se manejan en la actualidad, el 4 % es un valor demasiado alto, asegura William Bernstein, gerente de carteras de inversiones y autor de The Ages of the Investor (Las edades del inversionista). Un jubilado de 65 años probablemente retirará el 3 % para proteger su capital, explica. O podría empezar con el 4 % y omitir los ajustes por inflación cuando el mercado no tenga un buen rendimiento

Opción 3: Una combinación de las anteriores

El tercer enfoque, bastante interesante, se basa en la investigación llevada a cabo por Wade Pfau, especialista en ingresos jubilatorios del American College of Financial Services de Bryn Mawr, Pensilvania. Pfau elaboró una gama de carteras de inversiones para la jubilación a partir de dos sencillas inversiones: fondos comunes de inversión indexados, de bajo costo, que siguen el promedio del índice Standard and Poor's 500, más anualidades de prima única de bajo costo, que le pagan a usted (y a su cónyuge) un ingreso de por vida. Él aplicó la regla del 4 % para un matrimonio de 65 años. Las anualidades pagaban más del 4 %, así que colocó el dinero extra en el fondo de bonos.

Todas estas carteras de inversiones —independientemente de la proporción de acciones y anualidades que las componen— alcanzaron para cubrir los gastos del matrimonio jubilado en la mayoría de las situaciones. La cantidad de dinero que dejaban como herencia resultó ser también más grande que en el caso de la cartera de inversiones tradicional.

Sea cual fuere el camino que elija, su objetivo financiero no debe ser un “número mágico” como $500,000 o $1 millón. Más bien, debe apuntar a un ingreso anual específico.

Para optar por la solución que privilegia la seguridad, usted debe saber presupuestar y ahorrar con la maestría de un cinturón negro. Trabaje lo más que pueda, incluso en empleos de tiempo parcial; posponga el recibir el Seguro Social (la espera incrementa su futuro ingreso mensual); recorte gastos y coloque sus ahorros en inversiones garantizadas. Considere los TIPS (Treasury inflation-protected securities, valores del Tesoro protegidos contra la inflación), pero no ahora; aguarde hasta que las tasas de interés suban, recomiendan tanto Bodie como Bernstein.

Un inversionista que prefiere la rentabilidad total asume un riesgo mayor para tener un mejor estilo de vida. Bernstein recomienda esta regla: el porcentaje de bonos de su cartera de inversiones debe ser equivalente a su edad, y el resto debe tenerlo en acciones. A los 55 años, por ejemplo, usted tendría un 55 % en bonos y un 45 % en acciones. Usted apunta a ahorros que asciendan a una cantidad 20 o 25 veces mayor que el monto de sus gastos de subsistencia anuales, no cubiertos por el Seguro Social ni por una pensión. Si usted se acerca a estas cifras, retire dinero de las acciones, dice Bernstein. Arme sus propias inversiones priorizando la seguridad.

Jane Bryant Quinn es experta en finanzas personales y autora de Making the Most of Your Money NOW (Obtener el máximo de su dinero ahora). Escribe regularmente para AARP Bulletin.

 También le puede interesar:

Página de inicio de AARP

En
fotos

Video relacionado

campaña
independencia financiera

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.