Conoce más

Abrir
Teatros Regal

Regal Cinemas

Los socios ahorran en taquillas.

¿Buscas empleo?

Recursos para encontrar trabajo.

Annas Linens

Anna's Linens

Ahorros en las compras.

Driver Safety

AARP Driver Safety

Toma el curso en línea hoy.

sorteo

Gana las vacaciones de tus sueños. ¡Participa hoy!

becas para
hispanos

Lo que tus hijos y nietos necesitan para ir a la universidad.

vencer el
hambre

Apoya la campaña de AARP para vencer el hambre en América.

campaña
Independencia financiera

encuesta

Preguntas y respuestas del
Seguro Social

Todo lo que necesitas saber sobre tus beneficios.

juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. Juega

Víctimas hispanas

Las estafas merodean en época de crisis

Entre 700 mil y 3.5 millones adultos mayores son estafados cada año y pierden más de 2.6 mil millones de dólares.

Monedas iendo a un cifón

— Getty Images

Eduardo Arango

El fraude por “afinidad” a hispanos mayores

La “Gran Recesión” estadounidense fue como un ‘tsunami’ financiero que arrasó con fortunas, inversiones, casas, dinero de retiros y ahorros de toda la vida.

Los hispanos no escaparon de este temporal. Muchos de ellos, cayeron voluntariamente en la trampa de inversiones riesgosas en el mercado inmobiliario.

La bonanza de los bienes raíces en años anteriores hizo que las personas pusieran todo su capital y ahorros en empresas de inversiones hipotecarias que entregaban altos intereses de una forma constante. Cuando explotó la burbuja, trajo consigo nefastas consecuencias.

Eduardo Arango y su esposa Madeleine, desde su vivienda alquilada en un tranquilo barrio de Miami – Dade, fueron una de las decenas de víctimas del llamado “Madoff criollo”, Gastón Cantens, quien junto con su esposa Teresa Cantens, era propietario de la empresa Royal West Properties Inc.

El prominente cubano captó dinero a cientos de personas de su comunidad, ofreciendo retornos entre el 9 y 16 por ciento a través de los años en inversiones hipotecarias de casas construidas y vendidas en Cape Coral y otros lugares. Los cheques llegaban puntuales, en el caso de los Arango, desde 2002, hasta que un día dejaron de llegar y junto con eso, la paz económica de la pareja y de los demás inversionistas.

“A finales de 2008 Gastón Cantens ya estaba en bancarrota”, dice Arango, un abogado retirado que mostró a este medio los papeles de sus notas de inversión y cartas firmadas certificadas por el puño y letra de Gastón Cantens.

Él nunca pensó que Cantens lo estaba engañando. “Yo me aseguraba que cada casa estuviera debidamente registrada en las cortes”, explica Arango. Pero eso no fue suficiente.

Cuando las hipotecas dejaron de pagarse, también cayó el negocio de los Cantens. De acuerdo a la Securities and Exchange Comission (SEC), que entabló una demanda en marzo pasado a la pareja, a pesar de la deteriorada condición financiera de la empresa, ellos continuaron captando dinero para pagar a inversionistas anteriores y soportar los costos operativos. La demanda indica que hubo una pirámide de 135 millones de dólares. Fue un escándalo en la comunidad cubana retirada de Miami.

Según los documentos de la demanda: Royal West Properties no estaba “registrada en la SEC ni bajo leyes federales para ofrecer securities a inversionistas”.

Se trata de un caso típico de fraude por ‘afinidad’, es decir cometido a los miembros de un grupo en particular, de ya sean religiosos, profesionales, de personas mayores, o etnia en particular, en este caso entre la élite cubanoamericana de Miami e hispanos de otros estados.

“Quienes perpetran el fraude son frecuentemente parte de esa comunidad o miembros del grupo”, explica los parámetros de la SEC. Las personas no revisaron con entidades como la SEC si las empresas cumplían con las diversas normas que regulan este negocio.

 “Existe el mito que personas que han invertido anteriormente en sus vidas no pueden ser víctimas de fraude financiero, pero no es verdad. Por el contrario, ellos se sienten con la experiencia para hacerlo”, explica Victoria Funes, directora asociada de AARP del sur de Florida.

Aunque parezca increíble, un estudio de FINRA muestra que la típica víctima es de 65 años de edad, graduado de universidad y con educación financiera.

Pero el de los Cantens no es el único caso. Un poco más al norte del mismo condado, otra tragedia financiera para unas 400 personas de la tercera edad, ha causado estragos.

Jaime Saltí, un empresario cubano retirado de 83 años, residente de Aventura, perdió más de un millón de dólares, producto de su trabajo de toda la vida fabricando joyas, por invertir en Home Equity Mortgage Corporation (HEMC).

“Todo lo que me sobraba lo iba poniendo allí”, admite Saltí, quien durante 17 años recibió retornos alrededor del 13%. También se trataba de inversiones hipotecarias.

El pasado febrero la Oficina de Regulación Financiera de la Florida intervino la compañía y en un comunicado citado por la prensa local, indicó que “la empresa manejaba préstamos sin tener registro oficial para hacerlo, engañó a los inversionistas y malversó su dinero”.

HEMC, de acuerdo a los papeles de la citada oficina regulatoria, controlaba inversiones por unos $180 millones de dólares.

“Nadie te puede dar un retorno alto de inversiones todo el tiempo”, indica John Gannon. “Los rendimientos fluctúan y si son consistentes, es una señal de alerta”, explica.

   
   

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Payless

Los socios disfrutan de ahorros especiales en alquiler de autos de PaylessCar.com.

Dunkin Donuts

Los socios pueden recibir una dona GRATIS con la compra de una bebida grande o extragrande en Dunkin' Donuts.

Repair Pal

Los socios ahorran un 10% (hasta $50) en reparaciones de autos en los talleres certificados RepairPal.