¿Conviene pedir un préstamo y dejar el título de tu auto en garantía?

Las altas tasas de interés y los cortos plazos de amortización pueden generar problemas.

Hazte ahora miembro de AARP - Ahorra y disfruta por sólo $16 al año.

In English | Cuando dependes de un ingreso fijo o tienes facturas que no puedes pagar, puede resultarte tentador pedir dinero prestado a compañías que otorgan préstamos sobre títulos de autos.

Después de todo, estos prestamistas ponen dinero en tus manos de manera conveniente, rápida y sin mucho problema… al menos al principio.

Vea también: Conoce a los famosos que se fueron a la quiebra.

¿Cuáles son las consecuencias de préstamos de título de auto?

Los préstamos sobre títulos de autos pueden dañar tus finanzas. Conoce la realidad y no seas vulnerable a los usureros, ni te expongas a terminar con una mala calificación crediticia, deudas y otros problemas financieros imprevistos. — Foto: Thinkstock/Getty Images

Sin embargo, tu préstamo sobre el título del auto es “definitivamente, el modo incorrecto de atacar un problema financiero a corto plazo”, sostiene Jay Speer, director ejecutivo del Virginia Poverty Law Center, una organización sin fines de lucro que intercede a favor de los ciudadanos de bajos ingresos de ese estado.

“Hablamos de ‘préstamo’ cuando uno tiene la capacidad de saldarlo, de devolver el dinero”, explica. “Pero los prestamistas sobre títulos de autos ni siquiera evalúan esa capacidad. Eso se llama usura. Y la usura significa engañar a alguien para que entre en un ciclo de endeudamiento del que no podrá salir. El prestamista solo quiere que sigas pagando intereses”, según Speer.

Los préstamos sobre títulos de autos constituyen un negocio de $5,200 millones al año, de acuerdo con el Center for Responsible Lending. Hay alrededor de 7,730 de estos prestamistas operando en 21 estados, lo que les cuesta a los prestatarios $3,600 millones ($3.6 billion) en intereses sobre $1,600 millones ($1.6 billion) otorgados en préstamos.

Mira también: Aprende cómo prevenir el robo de identidad.

Si bien ni los funcionarios estatales ni los prestamistas sobre títulos de autos llevan registro de la edad de los prestatarios, una buena parte de estos préstamos podría estar yendo a consumidores de mediana edad y ancianos. Alrededor del 20% de los adultos mayores estadounidenses han tomado estos préstamos, según una encuesta nacional de AARP llevada a cabo en el 2008 y titulada “A Portrait of Older Underbanked and Unbanked Consumers”.

Una de cada cinco personas de 45 a 64 años con ingresos de menos de $50,000 usó un vehículo para obtener un préstamo a corto plazo. Y alrededor de la tercera parte de las personas de 65 años o más recibió préstamos sobre el título de un automóvil.

“La mayoría de la gente toma estos préstamos para salir de un apuro económico”, como pagar una factura de gas o electricidad, o una tarjeta de crédito vencida, explica Speer.

Pero la persona promedio que pide prestados $1,000 sobre el título de su automóvil generalmente termina pagando entre $3,000 y $4,000, señala.

De modo que si bien el préstamo pudo ayudarte inicialmente a pagar esa factura impaga, “ahora estás mucho peor”, dice Speer. “En general, terminará agravando la crisis y tu situación será mucho peor”.

Ninguno de los reiterados mensajes que dejamos para la American Association of Responsible Auto Lenders, un grupo empresarial, fue respondido. No obstante, Pat Crowley, vocero de la Ohio Consumer Lenders Association, que representa a los prestamistas sobre títulos de autos en ese estado, expresó que los préstamos están a “muy buen precio” si se los compara con otras alternativas. “Estamos completamente regulados. Somos muy transparentes respecto de las tarifas que cobramos, y nuestra estructura tarifaria es muy clara”, sostiene Crowley.

“Creemos que los préstamos sobre títulos de autos son, de hecho, menos caros que otros tipos de préstamos sin garantía”, agrega.

Así funcionan los préstamos sobre títulos de autos

El préstamo lo haces por un corto plazo —generalmente solo por 30 días— y lo garantizas con el título de tu vehículo. Si bien la mayoría de los prestamistas exigirán que seas el propietario del auto, algunos no lo harán. Cualquiera sea el caso, el prestamista aplica un gravamen sobre tu auto. Cuando saldas el préstamo, el gravamen es removido y tú recuperas el título. Suena sencillo, ¿no es cierto? En general, lo es. Hasta los jubilados pueden obtener préstamos sobre títulos de autos, en tanto y en cuanto tengan un documento de identidad con foto válido y puedan demostrar que el vehículo les pertenece. En muchos estados, ni siquiera se realiza una verificación crediticia.

El importe del préstamo se basa en el valor de avalúo del vehículo y, por lo general, el prestatario podrá obtener entre el 30 y el 50% de lo que vale su auto.

Y aquí es donde este tipo de préstamo se torna riesgoso.

Al igual que sus primos —los préstamos de día de pago—, los préstamos sobre títulos de autos imponen tasas de interés anuales de tres dígitos a los prestatarios. Y cuando combinas tasas de interés muy altas con períodos de amortización muy cortos, tienes la receta del desastre financiero. Por lo general, los prestatarios que no pueden saldar todo el préstamo a tiempo terminan renovándolo mes tras mes, incurriendo en el pago de tarifas e intereses de refinanciación adicionales.

En los casos de aquellos que no pueden pagar y que no renuevan sus préstamos, los prestamistas embargan sus autos, un escenario potencialmente desastroso para quienes están jubilados o próximos a jubilarse, y para quienes dependen de su auto para ir a trabajar, al médico u otros sitios.

Un estudio llevado a cabo en el 2013 por la Consumer Federation of America y el Center for Responsible Lending halló que el consumidor promedio toma un préstamo sobre el título de un automóvil por $951 y lo renueva ocho veces.

Con una tasa porcentual anual de alrededor del 300%, los prestatarios terminan pagando unos $2,142 solamente en intereses, según el estudio.

Y uno de cada seis préstamos termina en el embargo del vehículo, con un costo adicional de $400 o más, halló el estudio.

Debido a las muchas dificultades potenciales de los préstamos sobre títulos de autos, los legisladores y defensores del consumidor han intentado detener su uso.

Si bien estos préstamos con altas tasas de interés están prohibidos en más de la mitad de los estados, la industria sigue creciendo. Eso se debe a que varios estados presentan vacíos legales que permiten que se sigan extendiendo sin ningún tipo de control.

En un estado en particular, Virginia, el negocio está floreciendo gracias a un cambio implementado en el 2011 en la ley estatal que permite a las compañías ofrecer préstamos sobre automóviles cuyos títulos hayan sido obtenidos en otros estados.

Ahora, interesados de áreas limítrofes, como Maryland y Washington D.C., van a Virginia de a montones para obtener estos préstamos.

Según la Virginia State Corporation Commission, los prestamistas sobre títulos de autos de Virginia otorgaron más de 161,500 préstamos por valor de alrededor de $180 millones en el 2012, un aumento significativo con respecto al 2011, cuando se otorgaron casi 128,500 préstamos por más de $125 millones. De las más de 132,000 personas que recibieron estos préstamos, el 20% incurrió en moras de 60 o más días en el pago, y más de 13,000 vehículos resultaron embargados.

Como alternativa a estos préstamos, considera pedirles dinero prestado a familiares o a tu iglesia, sugiere Speer. “También puedes recortar tus gastos, pedirle un adelanto de sueldo a tu empleador si estás trabajando o hasta pedirle a la compañía eléctrica más tiempo para pagar tu factura”, concluye.

Es mejor evitar estos préstamos… sin importar lo mucho que necesites el dinero.

Lynnette Khalfani-Cox, The Money Coach(R), es experta en finanzas personales, personalidad de radio y televisión y colaboradora habitual de AARP. Puedes seguirla en Twitter y en Facebook.

También te puede interesar:

Página de inicio de AARP

Video relacionado

Ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP

campaña
independencia financiera

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP